• Ofertas
  • Semana de la Alta costura en París

    Ayer día 24 de enero concluyeron los desfiles de Alta costura en París causando
    gran conmoción en el mundo de la moda, pues la semana ha estado repleta de sorpresas. En general, se ha cuestionado mucho el sentido de la Alta costura, ya que muchos desfiles de este año más que Alta costura han sido Prêt-à-porter.

    La concepción clásica del sistema de la moda, tal como lo definió Giles Lipovetsky en El imperio de lo efímero, lo articula en dos industrias: la alta costura y la confección industrial en serie, llamada prêt-à-porter. La segunda, una suerte de hija que se nutre de la primera. Una jerarquía y autoridad que se vino abajo cuando, a partir de los años sesenta, el prêt-à-porter fue creciendo y ganando músculo gracias al atrevimiento de tipos como Yves Saint Laurent. Así logro independizarse de la madre y revelarse como una opción más moderna, rentable y efectiva. Más adaptada a su tiempo. Pasa en las mejores familias.

    En los años noventa la alta costura se marchitaba. Queda mal decirlo, pero los desfiles del una vez moderno Yves Saint Laurent eran interminables y soporíferos. Gianni Versace fue de los primeros en comprender el potencial oculto en aquellos caducos desfiles. Dado que aquellas colecciones -caras, artesanales y a medida- no tenían ni la menor oportunidad comercial en el mercado, ¿por qué no aprovecharlas para hacer un producto completamente de imagen? Convertirlo en un teatro, que era una de las grandes pasiones de Versace.

    A lo largo de los años, la Alta costura ha tenido sus subidas y bajadas y este año probablemente sea uno de los más duros. Muy pocas casas han mostrado sus creaciones. En cualquier caso, aquí os dejamos un resumen en imágenes de todo lo mostrado en París.


    Alexis Mabille

     


    Armani Privé

    Atelier Versace

    Bouchra Jarrar



    Chanel



    Christian Dior

    Elie Saab

    Giambattista Valli


    Jean Paul Gaultier


    Maison Martin Margiela

    Ulyana Sergeenko


    Valentino

    Fuente: style.com, elpais.com